• Gema Calero

Nuevas tecnologías e identidades encontradas

Actualizado: 17 de oct de 2018

Las nuevas tecnologías cada vez están más presentes en nuestra sociedad. Esto conlleva que se produzcan cambios significativos en la manera de ver el mundo y en cómo nos relacionamos con los Otros. Por tanto, también influyen en cómo se configuran las identidades.




Las nuevas tecnologías han irrumpido y cada vez están más presentes en nuestra sociedad. Esto conlleva que se produzcan cambios significativos en la manera de ver el mundo y en cómo nos relacionamos con los Otros. Por tanto, también influyen en cómo se configuran las identidades en los sujetos.

En la formación de la identidad son determinantes el entorno y las relaciones que el sujeto mantiene con él. Freud definió el concepto identidad en relación a las identificaciones proyectivas que realiza el sujeto en el devenir de su existencia, a su vez insistió en la relevancia de la imagen corporal como identificación para la formación del yo. Es decir, la persona desarrolla su identidad en base a introyectar e identificarse con partes que le resultan llamativas de las personas que se encuentran en su entorno así como con su imagen corporal.

Por tanto, hay un factor social que influye en la identidad y que, como señala Bronfenbrenner, depende en cierta medida de los valores y normas tanto implícitas como explícitas del grupo o conjunto social al que pertenezca. A partir de estos enunciados es importante preguntarse por el entramado social en el que actualmente estamos inmersos y cómo ello repercute en nuestras identidades.


La generación app


Nuestra sociedad actual está marcada por varios sucesos relevantes:

- El consumismo donde el miedo a la infelicidad hace que se llenen carencias de diversos tipos por cosas materiales, lo cual influye en el desarrollo/evolución de las habilidades cognitivas y psicológicas. Un ejemplo claro es el evidente decremento de la tolerancia a la frustración.

- Intercambio constante de información y comunicación por medio de las nuevas tecnologías.

- Crisis económica y necesidad de encontrar empleo. Aquí las nuevas tecnologías hacen que se amplíen los medios donde solicitar un empleo a la vez que abren un mundo de distintas posibilidades de formación a la cual se aferran muchos jóvenes para ampliar su CV y así intentar entrar en el mercado de trabajo.

- Generación app. Las generaciones actuales tienden a compararse con sus pares para elegir un patrón de comportamiento y valores, no se comparan con las generaciones predecesoras.


Identidades encontradas


Como se ha mencionado anteriormente, las nuevas tecnologías hacen que se incremente la comunicación y fomentan la globalización. 

El tráfico de información se convierte en algo continuo y masivo que puede colapsar al individuo. Ante tal situación, éste buscará alternativas de adaptación, dentro de las cuales se puede observar el establecimiento de su identidad.

De este modo, se ve que en las personas existe una menor elaboración de su interioridad psicológica, sino que es algo que le viene dado desde fuera y no es digerido o procesado.

En esta creación de la identidad desde el mundo digital, los/as adolescentes encontrarán un abanico de posibilidades con las que moverse y experimentar. Esto, por una parte puede ser positivo dado que exploran determinadas facetas de su personalidad que no son capaces de llevar a cabo en la realidad. Sin embargo, existe una planificación consciente de dichas estrategias por lo que puede crearse una identidad artificial/prefabricada en pos de un yo ideal teñida con grandes dosis de deseabilidad social. 

La deseabilidad social es sinónimo de la mirada del Otro. En el mundo virtual, y en las redes sociales específicamente, las personas buscamos esa mirada del Otro hacia lo que hacemos en nuestra cotideaniedad y con quien nos relacionamos. Y esto hace que la línea entre lo público y lo privado se difumine. La incorporación de la tecnología promueve cierto control de nuestra privacidad, con mecanismos sutiles que se introducen en la vida cotidiana paulatinamente e invaden ese ámbito, donde la figura de lo íntimo y privado se va desdibujando.


La fina línea entre lo público, lo privado y lo íntimo



Parece que nuestra sociedad está haciendo el movimiento inverso al que se pretendía a finales del siglo XIX donde se buscaba la conquista de lugares donde el sujeto estuviese a resguardo de la mirada de otros y alejarse de los lugares comunes dentro de los castillos feudales donde se compartían todo tipo de intimidades.

Actualmente existe una tendencia cada vez más creciente a la exteriorización del yo. La búsqueda de la esencia interior se va perdiendo poco a poco.

Lo curioso de este punto es que el sujeto estará en búsqueda constante de la mirada del Otro y de su aprobación (o sus likes), sin embargo, ¿encuentra respuesta? ¿108 likes suman y enriquecen su subjetividad? ¿esa mirada le satisface? Se podría afirmar que sí, que existe cierta satisfacción pero es una satisfacción momentánea, efímera. De ahí que el sujeto exponga cada vez más su intimidad como medio para que los otros le observen y satisfagan momentáneamente esas identidades encontradas, más próximas al yo IDEAL (muy alejado de alcanzarse) que al yo real.  Porque...¿ cuál es el ideal en esta época? Es un ideal de Super-existencia donde no haya anonimato. El existir MUCHO.

Junto con la disminución de los lazos reales con el otro surge una nueva relación; cada uno está emparejado con sus aparatos. Como decía Baumann,  la sociedad de consumo considera al mundo como depósito de posibles objetos de consumo, y que estimula al individuo a consumirlos haciéndole creer que satisfacer sus deseos mediante ese consumo deberá ser la regla que oriente sus decisiones. De esta forma, tener una vida exitosa y válida requerirá sostener una vida de consumo de la cual no es fácil desprenderse, ya que la publicidad bombardea al sujeto asegurándole que, con el consumo, obtendrá sensaciones placenteras e inexploradas, creando de forma continua nuevos deseos que llevan a su vez a buscar satisfacerlos. Como esas sensaciones son fugaces e instantáneas se desvanecen rápidamente, generando así un círculo vicioso en el consumo de objetos. Un circulo vicioso donde se establece una relación constante con los aparatos como medio para intentar orientar el deseo y  que este se satisfaga.


Conclusiones


Es evidente que las nuevas tecnologías influyen en la sociedad y cultura de nuestra época. Aún así no puede concluirse si éstas son buenas o malas, sino que uso perjudicial o beneficioso dependerá del uso que el individuo haga de ellas (desde la capacitación o desde la dependencia).

Si bien las nuevas tecnologías poseen una serie de ventajas tales como conectar y crear relaciones (independientemente de si son superficiales o no), experimentar ciertos roles o estrategias para una situación sin el miedo al fracaso o el fomento de la diversidad en algunas culturas, también existen inconvenientes.

Dentro de dichos inconvenientes se encuentra la gran complejidad que implica el anonimato, el riesgo de adicción a éstas, impacto en las habilidades relacionales del sujeto, el aislamiento y el exhibicionismo.

Por último, una de las cuestiones más relevantes en el mundo virtual es el concepto de subjetividad. Es curioso observar cómo la sociedad va modelando la subjetividad del sujeto hacia algo productivo, adecuado a las normas y propenso a consumir sin parar para sentirse satisfecho mientras se deja de lado la individualización, y donde lo privado, es de conocimiento más que público. Por todo ello, existe una modificación en los lazos de esta época. Se piensa la subjetividad en términos de producción colectiva, en el encuentro con otros, en un “entre” donde los límites individuales y corporales se diluyen. El mundo virtual y las redes sociales promueven una exaltación de estas características. A su vez, el empuje al consumo constante y la inmediatez destruyen la dimensión del deseo, y si el deseo no orienta, entonces nos encontramos con sujetos que han perdido el norte, que necesitan exponerse continuamente y exigen "su derecho" a probarlo todo.


Referencias


Bauman, Z. (2003). Amor líquido. Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos. México DF: Fondo de Cultura Económica.

Baylos, R. (2015). TFG:  Identidad en el mundo digital. Madrid: Universidad Pontificia Comillas.

Bleichmar, S. (2005). La subjetividad en riesgo. Buenos Aires: Topia.

Bronfenbrenner, U. (1987). La ecología del desarrollo humano: experimentos en entornos naturales y diseñados. Barcelona: Paidós.

Caro, L. (2012). La encarnación del yo en las redes sociales digitales: Identidad mosaico. TELOS: cuadernos de comunicación e innovación, (91), 59-68.

Eiberman,F.  y Nespral,M . (2014). Alicia a través de las pantallas. I Congreso elSigma. El Sigma, Argentina.

Foro Psicoanalítico del País Vasco. (2007). La identidad desde el psicoanálisis.

Freud,S. (1976). El yo y el ello y otras obras (1923-1925) . Argentina: Amorrortu Editores. 

Trotta, M. (2014).Psicoanálisis y nuevas tecnologías. Lo público, lo privado y lo íntimo. Cupido motorizado 3D. I Congreso elSigma. El Sigma, Argentina.

41 vistas

© Gema Calero - Psicóloga